jueves, 29 de julio de 2010

DIOS ESTUVO A MI LADO


HAY UN ÁNGEL DE LA GUARDA QUE ME PROTEGE. DE LO CONTRARIO NO PODRÍA ESTAR ESCRIBIENDO LO QUE ME SUCEDIÓ ESTA MADRUGADA CUANDO SALÍ DE CASA PARA IR A TRABAJAR AL NOTICIERO DE CANAL 9.
UN DELINCUENTE, UN CHICO DE UNOS 16 O 17 AÑOS, CON ROPA DEPORTIVA CON EL ESCUDO DE LA SELECCIÓN, ME BLOQUEÓ EL PASO CUANDO ESTABA POR LLEGAR A LA PARADA DEL COLECTIVO.
VENÍA CON EL CUCHILLO EN LA MANO, MUY DROGADO, DISPUESTO A ATACAR A CUALQUIERA. Y ME TOCÓ A MÍ.
EL TIPO ME ARRINCONÓ CONTRA LA PUERTA DE UN EDIFICIO Y AL PRINCIPIO NO ME DECÍA NADA. ME ZAMARREABA. Y A MÍ ME SALIÓ DE PONERME A REZAR EL "PADRENUESTRO" EN VOZ ALTA.
DIOS NO PODÍA ABANDONARME EN ÉSTA. Y NO LO HIZO, PORQUE PODRÍA HABER SIDO PEOR...
ME PEDÍA EL CELULAR. Y COMO LE DIJE QUE NO TENÍA, QUERÍA ABRIRME LA CARTERA, Y YO SEGUÍA REZANDO Y RESISTIÉNDOME.
CON EL CUCHILLO COMENZÓ A APUÑALARME VARIAS VECES EN EL BRAZO IZQUIERDO. PERO SÓLO UNA FUE LA QUE ME HIRIÓ.
CUANDO SENTÍ EL "PUNTAZO", PEGUÉ UN GRITO TAN FUERTE QUE ME HIZO ARDER LA GARGANTA. Y ESO LO FRENÓ.
SE FUE SIN LLEVARSE NADA.
MÁS ALLÁ DE LO DIVINO, ME SALVÓ HABER ESTADO MUY ABRIGADA Y LAS BOLSAS QUE LLEVABA CON EL TERMO CON CAFÉ Y LA DE LA COMIDA PARA LOS GATITOS DEL CANAL. ESO IMPIDIÓ QUE ME APUÑALARA EN EL PECHO.
ESTABA TAN FUERA DE SÍ, QUE VÍ LA MIRADA DE UN ASESINO.
CUANDO SE FUE, NO SABÍA SI VOLVERME A CASA O IR IGUAL AL TRABAJO. PENSÉ EN LOS GATITOS DEL CANAL QUE SE IBAN A QUEDAR SIN COMIDA Y ME TOMÉ EL PRIMER TAXI QUE PASÓ.
EL PERSONAL DE SEGURIDAD DEL 9 ME RECIBIÓ, ME DIÓ AGUA Y ME FUE CALMANDO DE A POCO, PORQUE YO LLEGUÉ CON UN ATAQUE DE NERVIOS, LLORANDO Y TEMBLANDO COMO UNA HOJA.
ALIMENTÉ A LOS ANIMALITOS Y EN EL BAÑO ME VÍ LA HERIDA, Y LA ROPA MANCHADA CON SANGRE.
MIS COMPAÑEROS DE LA MADRUGADA ME CONTUVIERON, HASTA QUE ME TRASLADARON AL HOSPITAL ALEMÁN, DONDE ME CURARON LA HERIDA, ME APLICARON LA VACUNA ANTITETÁNICA Y ME DIERON UN ANTIBIÓTICO.
AHORA ESTOY EN CASA, RECORDANDO TODO COMO SI FUERA UNA PESADILLA. TERRIBLE PESADILLA.
PERO ME PREGUNTO, ¿QUÉ PASARÁ MAÑANA?, ¿ME ANIMARÉ A SALIR A TRABAJAR?. LA INSEGURIDAD ES TERRIBLE. LA DROGA ES LA CULPABLE DE QUE ESTE CHICO QUE ME ATACÓ HAYA SIDO CAPAZ DE MATAR PARA COMPRAR MÁS DROGA. DIOS, TENGO MUCHO MIEDO...

9 comentarios:

Sergio dijo...

La droga no es culpable de nada!Es un elemento inanimado!Hasta que no termine de aceptarce de que el mal proviene del ser humano,esas lacras siempre quedaran bien parados como"victimas".No lo son!,desgraciadamente la correcion politica(quien habra inventado ese concepto tan hipocrita?)esta instalada para beneplacito de los leguleyos(parasitos que se enriquecen esgrimiendola en los tribunales penales),politicos(que fea palabra en nuestro poor country)y otras malas yerbas...mejor no sigo porque me embalo y me prohibis la entrada al blog...me alegro que zafaste!...pero recorda que esa basura humanoide va a dañar a otros y ningun abogado ni politico lo va a solucionar!

Yayi Villegas dijo...

Gracias Sergio por tu opinión y en mi blog, tenés vía libre para decir lo que quieras. Saludos.

jorge dijo...

Yayi, lamento mucho lo que te sucedio. Gracias a Dios que no fue peor. Rezo por vos para que te repongas pronto, te mando un abrazo
Jorge
PD Estos impunes gozan de los derechos humanos, mientras que nosotros los padecemos, impavidos sin poder hacer nada.
Los que somos honestos trabajadores tenemos que cuidarnos solo nosotros solos, porque a ellos los proteje la policía y las leyes que estás a su favor.
Si, Dios estuvo a tu lado porque sos una buena persona. El chorro que se pudra en la carcel.
Un beso, estoy con vos.

Yayi Villegas dijo...

Gracias Jorge por tu apoyo, pero no creo que se pudra en la cárcel, porque no hice la denuncia. Después que volví del hospital, no salí de mi casa. Tengo miedo. Espero que sacarme ese miedo pronto, porque la vida continúa...

jorge dijo...

Yayi no tengas miedo. Esto va a pasar. No tengas miedo. Un beso

caselo dijo...

Yayi siento mucho que hayas tenido que vivir esa experiencia. Lo que te sucedió a ti pasa todos los días en Bogotá. Es un reflejo de la ruptura del tejido social, la pérdida de valores, en fin. Entiendo tu miedo Yayi, me habría pasado igual. A la hora de la verdad el muchacho debería ser castigado. Eso no significa, sin embargo, que el Gobierno y la sociedad en general hagamos algo para evitar que parte de nuestra juventud caiga en ese agujero negro. Un abrazo enorme, ánimo y ten la certeza de que tu ángel está siempre contigo.

Carlos Eduardo

Yayi Villegas dijo...

No va a pasar nada con el delincuente, porque me quedé tan aturdida que no hice la denuncia. Pero si volviera a verlo, creo que lo voy a reconocer, y allí, sí, pienso ir a la Policía. Lo que pasa es que era menor, y aquí la Justicia es muy benévola con los menores. Roban, matan y hacen lo que quieren, porque saben que entran por una puerta y salen por la otra. Lamentablemente, los jueces no se preocupan por la sociedad en ese sentido.
Gracias por tu solidaridad.

Ángel dijo...

Querida Yayi:

¡Claro que existe un ángel y el tuyo te protegió!, en ésta circunstancia tan lamentable pero que podría haberse evitado, si nuestras autoridades no estarían ocupadas en enriquecerse y gestionaran políticas de seguridad basadas en la prevención, en el deporte amateur para sacar chicos de las drogas y el alcohol y en el esfuerzo para estudiar y conseguir trabajo; si la policía no fuera cómplice del delito; si la oposición política no se pavoneara por los canales de televisión y por las radios con su lenguaje vacío de contenido y sin ninguna acción para los jóvenes; en fin si toda la sociedad estuviera contenida por una red solidaria en donde aquel que pretendiera cometer alguna acción contra el otro, tuviera una condena ejemplar sin importar quien fuera y toda la sociedad vería con buenos ojos que el esfuerzo, la responsabilidad y el respeto al otro fueran los valores sociales por aceptar. Esto es lo que al menos piensa alguien que todos los días se lo inculca a sus hijos y desde las aulas a sus alumnos. Un beso grande hermanita y que siga cuidándote tu ángel.

Ángel desde Neuquén

Yayi Villegas dijo...

Gracias hermanito. Es verdad, los políticos se tendrían que ocupar, pero sólo piensan en llenarse los bolsillos y en "las próximas elecciones". Ellos van en sus autos blindados y nadie les va a robar.