sábado, 7 de agosto de 2010

PEDRADA CERTERA

DESDE CHICO, MI PAPÁ SE CARACTERIZÓ POR TENER UNA PUNTERÍA IMPRESIONANTE A LA HORA ARROJAR PIEDRAS. AGREGADO A QUE TENÍA UNA CIERTA MALDAD, SUS TRAVESURAS RESULTABAN IMPREVISIBLES.
SE ESCONDÍA DETRÁS DE LOS ÁRBOLES Y CUANDO PASABA UNA MADRE CON VARIOS HIJOS PEQUEÑOS, LE TIRABA UNA PIEDRA DIRECTO A LA CABEZA AL QUE IBA ÚLTIMO, Y LA POBRE CRIATURA SE LARGABA A LLORAR, SIN QUE SU MADRE SUPIERA EL MOTIVO.
ESTA ES UNA DE LAS TANTAS ANÉCDOTAS QUE ME CONTARON O ESCUCHÉ DE SUS FAMILIARES CERCANOS. PERO TENGO UN EJEMPLO DEL QUE FUÍ TESTIGO.
CUANDO VIVÍAMOS EN EL MONOBLOG, EN JUJUY, HABÍA UNA VECINA QUE CANTABA SIEMPRE, CADA VEZ QUE HACÍA UN ASADO CON AMIGOS.
SE CREÍA UNA GRAN CANTANTE, PERO EN VERDAD NO LO ERA.
UNA NOCHE, HUBO UN CORTE DE ELECTRICIDAD, JUSTO CUANDO ESTABA CANTÁNDOLE A SUS INVITADOS. Y A PESAR DE LA FALTA DE ILUMINACIÓN, SIGUIÓ HACIÉNDOLO.
EN EL SILENCIO, SÓLO QUEDÓ SU VOZ Y SU GUITARRA.
HASTA QUE INTERVINO EL GRACIOSO DE MI PAPÁ.
TOMÓ LA PIEDRA MÁS GRANDE QUE ENCONTRÓ Y CON UNA PUNTERÍA INCREÍBLE, LA ARROJÓ Y CAYÓ JUSTO SOBRE EL TECHO DE LA GALERÍA DONDE SE ENCONTRABA LA VECINA.
EL RUIDO FUE TREMENDO. LA MUJER PARÓ EN SECO SU CANCIÓN, ATURDIDA Y SORPRENDIDA. DESPUÉS QUE REACCIONÓ, SE LA ESCUCHÓ GRITAR:
"¡COBARDES, TENDRÍAN QUE DAR LA CARA...!".
EL MENOS SOSPECHOSO DEL "ATAQUE" ERA MI PAPÁ. UN HOMBRE SERIO, A SIEMPRE VISTA. IMPOSIBLE PENSAR EN ÉL COMO EL MALO DE LA PELÍCULA. ADEMÁS, NUESTRA CASA QUEDABA A CUATRO VIVIENDAS DE LA DE ELLA. LEJÍSIMO PARA UNA PIEDRA...
A UNA CUADRA DEL MONOBLOG HABÍA UN KIOSCO, DONDE SOLÍAN JUNTARSE LOS JÓVENES DEL BARRIO. Y ESA NOCHE, COMO DE COSTUMBRE, ESTABAN EN EL LUGAR TOMANDO CERVEZA Y CONTANDO CHISTES.
EL MARIDO DE LA CANTANTE, FURIOSO POR LA PEDRADA QUE INTERRUMPIÓ "EL CONCIERTO", Y UNA VEZ QUE VOLVIÓ LA LUZ, SE FUE DIRECTO AL KIOSCO A INCREMENTAR A SUS "PRINCIPALES SOSPECHOSOS".
CREÍA QUE HABÍAN SIDO ELLOS. LOS INSULTÓ DE ARRIBA Y ABAJO. Y LOS POBRES TIPOS NO ENTENDÍAN NADA.
PERO A PESAR DE QUE UNA VEZ EXPLICADA LA RAZÓN DEL ENOJO, LOS JÓVENES NEGARON SU PARTICIPACIÓN EN EL "ATENTADO", EL MARIDO NO LES CREYÓ. Y PARA ÉL FUERON SIEMPRE LOS VERDADEROS AUTORES DE LA PEDRADA.
MIENTRAS TANTO, EN CASA, NO PODÍAMOS PARAR DE REIR. SOBRE TODO PORQUE AL MENOS SOSPECHOSO, LO TENÍAMOS A UNOS PASOS NUESTROS.
PAPÁ ESTABA ORGULLOSO PORQUE AÚN CON EL PASO DE LOS AÑOS, NO HABÍA PERDIDO SU NOTABLE PUNTERÍA.
ESA NOCHE, LA VECINA NO VOLVIÓ A CANTAR...Y TODOS NOS FUIMOS A DORMIR FELICES...

2 comentarios:

jorge dijo...

Qué pasó con lo que habias escrito sobre la cancion y mi comentario sobre el tema?

Yayi Villegas dijo...

Quise borrar el tema que había agregado porque no se podía abrir, y sin querer borré todo, incluso mi respuesta a vos, acerca de que me alegraba que eras feliz con tu familia. Saludos.